*/ ?>

Bolsas periodontales: qué son, tipos y tratamiento

Paciente tratado con bolsas periodontales

Las enfermedades de encías son ampliamente desconocidas entre la población. Es muy común encontrar certezas conocidas sobre otras afecciones bucodentales como las caries, la amplia mayoría sabe identificar su color y los motivos de aparición. Sin embargo, con las patologías que afectan a los tejidos que rodean los dientes es amplio el desconocimiento general sobre el tema.

Nuestros expertos en periodoncia en Huesca reciben cada día pacientes preocupados por el tono de su encía, la movilidad de sus dientes o incluso solicitudes de una segunda opinión para su problema periodontal.

En este artículo te contaremos cómo se diagnostica, trata y previene uno de los problemas periodontales más comunes dentro del cuadro sintomático de la enfermedad periodontal en estado avanzado: las bolsas periodontales.

El padecimiento de bolsas periodontales indica el estado avanzado de una enfermedad periodontal

Las bolsas periodontales tienen la apariencia de un surco o “saco” que surge entre la encía y el diente. Son una de las consecuencias de los cuadros más graves y avanzados de periodontitis, por lo que la aparición de las bolsas periodontales es indicativo de que el estado de salud bucodental del paciente se encuentra comprometido.

¿Por qué aparecen las bolsas periodontales?

La aparición de bolsas periodontales, a un nivel anatómico, podemos decir que son el resultado de la destrucción directa de los tejidos periodontales por un acúmulo de bacterias y de la actividad inmunológica e inflamatoria indirecta del propio organismo como método de defensa natural.

Las bolsas periodontales aparecen en los episodios avanzados de periodontitis. Ciertamente, la bolsa periodontal no aparece si se aborda a tiempo la enfermedad en su etapa naciente: gingivitis.

Para comprender cómo se desencadena una enfermedad periodontal hay que conocer las causas:

  • La deficiente higiene dental es la causa más habitual, pero no la única.
  • Mala alimentación. Puede favorecer la aparición de distintas enfermedades bucodentales, entre ellas la periodontitis y las bolsas periodontales.
  • Tabaquismo y consumo excesivo de alcohol. Son grandes enemigos de las bocas sanas.
  • Estrés y genética. Hay personas más predispuestas a sufrir la aparición de bolsas periodontales. Además, los episodios de estrés bajan nuestras defensas y favorecen la periodontitis.

Si ante los primeros síntomas de enfermedad periodontal (sangrado de las encías, sensibilidad, hinchazón, aparición de pus…) se hace caso omiso y no se acude a la consulta del dentista, el resultado puede ser la aparición de bolsas periodontales. De ahí la importancia de visitar a un experto una vez se descubran las primeras señales. De lo contrario, el daño originado en los tejidos que sujetan los dientes puede acarrear la pérdida de una o varias piezas dentales.

Tipos de bolsas periodontales

A pesar de que todas las bolsas periodontales están originadas por los mismos factores, no todas son del mismo tipo. Las dos clases de bolsas periodontales más habituales son las siguientes:

  • Bolsa periodontal relativa. Este tipo de bolsa periodontal es menos grave, ya que no llega a dañar el hueso. En cualquier caso, sí provoca un aumento del volumen de la encía.
  • Bolsa periodontal absoluta. En este tipo de bolsa periodontal, las bacterias sí han alcanzado el hueso, por lo que el cuadro médico es más grave.

Dependiendo de la gravedad de la bolsa periodontal procedemos a prescribir el tratamiento ideal que controle la enfermedad. Para conocer el estado de la bolsa se realiza un sondaje periodontal.

¿Cómo se tratan las bolsas periodontales

Solo mediante el trabajo de un odontólogo profesional se pueden combatir y eliminar las bolsas periodontales. El odontólogo analizará el caso concreto del paciente y le recetará, si lo considera oportuno, antibióticos. Con ellos se logrará eliminar las bacterias presentes en las bolsas periodontales.

A continuación, el dentista practicará un tratamiento periodontal, consistente en raspados y alisados radiculares. Lo habitual es que este tratamiento se prolongue durante más de una sesión. Solo en los casos más graves de bolsas periodontales será necesario recurrir a una cirugía periodontal.

Si detectas alguno de los síntomas de la periodontitis, ¡no dudes en ponerte en contacto con nosotros! Nuestra clínica dental se encuentra en Huesca.

Llámanos